Jueves, 12 de Abril 2018

Bienvenidos a la Web de El Contorsionista

Que nadie me acuse de ser el apologista del mal; que nadie diga que busco inspirar el libertinaje, o acallar los remordimientos de los que se conducen indebidamente: el único propósito de todos mis empeños es articular pensamientos que han atormentado mi conciencia desde que tuve uso de razón; que dichos pensamientos puedan estar en conflicto con los pensamientos de otras personas, o la mayor parte de las otras personas, o todas las otras personas excepto yo, no es, creo, razón suficiente para suprimirlos. En cuanto a aquellas almas susceptibles que puedan ser “corrompidas” por enterarse de mis escritos, tanto peor para ellas, digo yo. Me dirijo únicamente a aquellas personas que son capaces de examinar con una mirada objetiva todo cuanto está ante ellas. Dichas personas son incorruptibles.